Naciste para volar alto

    • [Relato]

    This site uses cookies. By continuing to browse this site, you are agreeing to our Cookie Policy.

    • Naciste para volar alto

      Cierto día un hombre caminaba por el bosque y encontró un polluelo de águila. Al verlo desprotegido decidió llevárselo a su casa y lo puso en un gallinero. Estando allí, el polluelo aprendió a comer la misma comida que las gallinas y a conducirse como ellas. Un día, un hombre experto en zoología pasó por allí y le preguntó al propietario del gallinero, por qué tenía un águila encerrada en el corral. Como le he dado la misma comida y siempre ha estado entre las gallinas, nunca ha aprendido a volar, respondió el propietario. Se comporta como ellas, así que ya no es un águila si no una gallina más. Sin embargo, insistió el zoólogo, es un águila y tiene instinto de volar, y con toda seguridad, se le puede enseñar a hacerlo. El zoólogo tomó en sus brazos suavemente al águila, y le dijo: Tú perteneces al cielo, no a la tierra, no eres gallina. Abre tus alas y vuela. El águila, sin embargo, estaba confundida y al ver que las gallinas comían, saltó y se reunió con ellas nuevamente. Al día siguiente el zoólogo llevó al águila al tejado de la casa y la animó, diciéndole de nuevo: Eres un águila, abre las alas y vuela. Pero el águila saltó una vez más en busca de la comida de las gallinas. El zoólogo se levantó temprano al tercer día y sacó al águila del corral y la llevó a una montaña. La elevó directamente hacia el sol. El águila empezó a temblar, a abrir lentamente las alas y, finalmente, con un chillido triunfante, voló, alejándose en el cielo.

      Al ver nuestro pasado o el pasado de nuestros padres, pensamos que nuestra vida debe ser de la misma forma, sumergida en aquellas cosas que nos detiene a salir adelante posiblemente ha sido una cadena de pobreza y dolor, creyendo que nunca llegaremos a triunfar en la vida. Tomamos las mismas actitudes, el mismo pensamiento de negatividad el cual nos hace recaer en la misma forma de vivir y nos ciega a ver más allá de lo que Dios nos puede llegar a dar. Esa ceguera impide que nuestra fe actúe y el poder de Dios se manifieste en nuestra vida. Dios como un buen Padre lo que espera de nosotros es que triunfemos en cada área de nuestras vidas. Que nada nos detenga y podamos vivir de la mejor manera cada día. No viviendo con la mirada baja viendo las circunstancias si no viendo al cielo con la fe puesta en él y llegar mucho más allá de lo que los demás han llegado. Este día pon tu mirada en el cielo.



    • Demasiada autoayuda o, para no referirme a nada extranarrativo, demasiada fijación en un punto de vista que el autor quiere prevalecer. ¿Y qué si el águila voló a reunirse con las gallinas y picotear el suelo? El zoólogo la raptó, le quiso inculcar un modo de vida diferente del que acostumbra, hasta que por la fuerza el ave se vio obligada a volar para subsistir.


      Menos mal que la jodida águila no se llama Juan Salvador.